Shantala, el arte del masaje para bebés

 

Hoy os enseñamos algunos de los principales pasos para realizar la tradicional técnica india de masaje para bebés.

El tacto es el primer sentido que desarrollan los bebés en el útero, por tanto, el masaje temprano a los recién nacidos fomenta el apego y les ayuda al desarrollo de todos los sistemas corporales, les enseña a relajarse y les proporciona seguridad.

1. ¡Comenzamos!

Se recomienda que el bebé se haya alimentado al menos media hora antes. El masaje se puede realizar en cualquier momento del día, pero resulta ideal encontrar un momento en el que el bebé y tú esteos tranquilos y receptivos. Un momento en el que no haya interrupciones, en el que podáis poner la luz tenue y relajaros mutuamente.

2. Masaje de pecho

Para favorecer la fluidez del movimiento, frote las manos con el aceite masaje bebé de elhadalinguana, con múltiples propiedades nutritivas. Para comenzar, siéntese en el suelo con las piernas estiradas y coloque al bebé boca arriba encima suyo.
Comience el masaje poniendo ambas palmas al centro del pecho del bebé, que se van separando siguiendo la dirección de las costillas, como si alisara las hojas de un libro abierto. Luego recorra con delicadeza la mano desde el costado, a la altura de su cintura, cruzando las manos para llegar al hombro contrario. Continue el movimiento alternando en ambas direcciones.
Este movimiento trabaja sobre el sistema respiratorio y evita que se acumulen secreciones en las vías respiratorias del lactante.

3.Brazos, muñecas y manos

Con su mano izquierda tome delicadamente la mano del niño para extender su brazo. Con la mano derecha forme una pequeña pulsera que desde su hombro deslizara a lo largo del brazo del niño. Al llegar a la muñeca cambie de mano, continúe el movimiento con su mano izquierda. Deténgase un poco más en sus muñecas y luego masajee la palma de las manos, los pulgares y los dedos uno a uno.
Estos movimientos favorecen la circulación de la sangre y fomentan el crecimiento óseo.

4. El vientre

El masaje en la zona estomacal es uno de los pasos más importantes, ya que aplicarlo favorece la digestión y la eliminación de gases.
Se debe partir por la zona del pecho, descendiendo con suavidad por su cuerpo, como si se quisiera vaciar el vientre del bebé, como si fueran olas de mar. Luego se realiza el mismo movimiento, pero con las piernas del bebé estiradas y verticales. Y después se pueden llevar las rodillas al pecho para favorecer la relajación.

5.Piernas, tobillos y pies

Al igual que los brazos, se masajean formando una especie de pulseras con las manos que rodean el muslo y suben a lo largo de la pierna del bebé. También se debe tomar más tiempo en el tobillo y el talón, que son regiones esenciales.
Finalmente se llega a la planta del pie, que se masajea con los pulgares, primero; y luego, con toda la palma de la mano, desde el talón hacia los dedos. Y luego dedo a dedo.

6.Espalda

Coloque al bebé boca abajo, en forma transversal a las piernas de usted. Con las manos juntas, como estirando una masa con un rodillo. Sus manos deben trabajar planas; hacia arriba y abajo, realizando un movimiento de vaivén, con suavidad y lentitud, recorriendo transversalmente toda la espalda.
Luego, se trabaja con una sola mano, a lo largo de toda la espalda, subiendo y bajando. Para finalizar se juntan ambas manos, a la altura de las nalgas del bebé, manteniéndolas unos segundos.

7. Terminando

La ultimas parte del masaje incluye la cara. Este masaje de rostro ayuda a los dolores de dentición y a la posible congestión nasal o de oídos.
Recuerda mirar siempre a los ojos al bebé mientras le das el masaje. Los movimeintos en el masaje de rostro son siempre muy superficiales.
Comenzamos por masajear la frente, con las puntas de los dedos y la mano plana. Empezamos en el centro de la frente y los dedos se desplazan hacia el exterior, bordeando la parte superior de las cejas. Volvemos al centro y repetimos el movimiento varias veces.
Continuamos masacrando la base de la nariz utilizando los pulgares. Desde la base de la nariz del niño, nuestros pulgares se desplazan arriba y abajo, incidiendo más en el movimiento de abajo a arriba, cuando subimos hacia la frente.
Finalizamos con la comisura de los labios, partimos de los ojos, colocamos los pulgares con suavidad y de ahí descendemos por los bordes externos de la nariz para terminar en las comisuras de la boca.
Finalmente se recomienda finalizar el masaje con un baño, lo que le ayuda a liberar totalmente las tensiones. Se puede hacer flotar al bebé, sosteniéndolo firme por la nuca y el cuerpo con la muñeca izquierda.

Espero que os ayude a disfrutar de un auténtico momento de relax¡¡

 

Sara, Matrona y experta en cosmética natural.

0
X